26 septiembre, 2007

12 septiembre, 2007

EL SÉPTIMO SELLO




.Prólogo.



Suecia, siglo XIV. La peste negra asola Europa. El caballero sueco Antonius Blovk y su leal escudero regresan a su país, tras diez años de inútiles combates en las Cruzadas por Tierra Santa. Vuelve como un hombre atormentado y lleno de dudas, y la Muerte se presenta reclamándolo. Con la esperanza de obtener algunos conocimientos antes de morir, el caballero reta a la Muerte a una partida de ajedrez. El hombre busca respuestas a las preguntas claves de la vida, la muerte y la existencia de Dios durante una partida de ajedrez.


.Inicio.Escena1.


Voz en off:


“Y cuando el cordero abrió el séptimo sello en el cielo se hizo un silencio que duró una media hora y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas”.



En la orilla del mar, ANTONIUS mira hacia el cielo sin mayor gesto mientras su escudero dormita. Se acerca a mar y se refresca la cara. Se arrodilla pero se arrepiente de hacerlo luego de juntar sus manos para orar. Hay un tablero de ajedrez dispuesto para jugar junto a sus cosas. Aparece un personaje cubierto por una túnica negra.


ANTONIUS: ¿Quién eres tú?
LA MUERTE: La Muerte.
A: ¿Vienes por mí?
LM: Hace tiempo que camino a tu lado.
A: Ya lo sé.
LM: ¿Estás preparado?
A: El espíritu está pronto, pero la carne es débil.


La Muerte se le abalanza lentamente.


A: Espera un momento.
LM: Es lo que todos decís. Pero yo no concedo prórrogas.
A: Tú juegas al ajedrez, ¿verdad?
LM: ¿Cómo lo sabes?
A: Lo he visto en pinturas y oído en canciones.
LM: Pues sí, realmente, soy un excelente jugador.
A: No debes de ser tan bueno como yo.
LM: ¿Para qué quieres jugar conmigo?
A: Es cosa mía.
LM: Por supuesto.
A: Juguemos a condición de que siga viviendo mientras resista. Si pierdes, me dejas vivir.


Se sientan ante el tablero y ANTONIUS toma una pieza blanca y una negra, las confunde tras de sí y empuña sus manos escondiéndolas para que LA MUERTE escoja una de las manos para ver quién empieza con piezas blancas.


A: Las negras, para ti.
LM: Era lógico. ¿No te parece?



.Escena2.


ANTONIUS entra a una iglesia y se queda mirando un cristo crucificado. Nota –a un costado- que hay un monje en un confesionario y se acerca a él.


ANTONIUS: Quiero confesarme y no sé qué decir. Mi corazón está vacío. El vacío es como un espejo, delante de mi rostro. Me veo a mí mismo... y, al contemplarlo, siento un profundo desprecio de mi ser. Apesadumbrado. Por mi indiferencia hacia los hombres y las cosas me he alejado de la sociedad en que viví. Ahora habito un mundo de fantasmas, prisionero de fantasías y ensueños.
EL MONJE: Y, a pesar de todo, no quieres morir.
A: Sí que quiero.
EM: Entonces, ¿a qué esperas?
A: A saber qué hay después.
EM: Buscas garantías.
A: Llámalo como quieras.


ANTONIUS se arrodilla ante el confesionario.


A: ¿Por qué la cruel imposibilidad de alcanzar a Dios con los sentidos? ¿Por qué escondernos en una oscura nebulosa de promesas que no hemos oído y milagros que no hemos visto? ... Si desconfiamos una y otra vez de nosotros mismos... ¿cómo vamos a fiarnos de los creyentes? ¿Qué va a ser de los que queremos creer y no podemos? ¿Por qué no logro matar a Dios en mí?¿Por qué sigue habitando en mi ser? ¿Por qué me acompaña humilde a pesar de mis maldiciones, que pretenden eliminarlo de mi corazón? ¿Por qué sigue siendo una realidad, que se burla de mí y de la que no me puedo liberar? ... ¿Me oyes?
EM: Te oigo.
A: Yo quiero entender, no creer. No debemos afirmar lo que no se logra demostrar. Quiero que Dios me tienda su mano, vuelva su rostro y me hable.
EM: Él no habla.
A: Clamo a él en las tinieblas y nadie contesta a mis clamores.
EM: Tal vez no haya nadie.
A: La vida perdería el sentido. Nadie puede vivir mirando a la muerte y sabiendo que camina hacia la nada.
EM: La mayoría de la gente no piensa en la muerte ni en la nada.
A: Un día, llegan al borde de la vida y deben enfrentarse a las tinieblas.
EM: Sí. Y cuando llegan...
A: Calla. Sé lo que vas a decir... Que el miedo nos hace crear una imagen salvadora... Y esa imagen es lo que llamamos Dios.
EM: Te estás preocupando.Silencio.
A: Hoy ha venido a buscarme La Muerte, estamos jugando al ajedrez. Una prórroga que me da la oportunidad de hacer algo importante.
EM: ¿Qué piensas hacer?
A: He gastado mi vida en diversiones, viajes, charlas sin sentido. Mi vida ha sido un absurdo. Creo que me arrepiento. Fui un necio. En esta hora siento amargura por el tiempo perdido. Aunque sé que la vida de los demás corre por los mismos cauces. Por eso quiero emplear esta prórroga en una acción única... que me dé la paz.
EM: Por eso juegas al ajedrez con La Muerte.
A: Usa una táctica hábil, pero aún no he perdido piezas.
EM: ¿Supones que podrás engañar a La Muerte con tu juego?
A: Gracias a una combinación de alfiles y caballos que aún no ha descubierto. Una jugada y le quitaré la reina.
EM: Lo tendré en cuenta.
A: (Dándose cuenta de que EL MONJE es en realidad LA MUERTE) Me has traicionado. Tratas de engañarme. Pero cuando nos enfrentemos, yo encontraré una salida.
LM: Nos veremos pronto. Seguiremos jugando. (Se va.)
A: Sí, es mi mano. La puedo mover. Noto el pulso, corre la sangre. El sol sigue en lo alto, iluminándolo todo y yo... Yo, Antonius Block... juego al ajedrez con La Muerte.




.el ajedrez es la vida.

bobby fischer







el séptimo sello.ingmar.bergman.1957

11 septiembre, 2007

BELLA RAMERA


Habrá tantas fotografías como latigazos invisibles sobre los rostros que amamos. La palabra engendra una imagen imperfecta y traidora de su condición y género. Repetiré esto hasta el último suspiro, luego, la vida que resta será la suma de un error acertado y un acierto errado, aunque no desesperes alma, que al final del trayecto la muerte y su amante efímera, nos recordará que hemos sido y seremos mas buenos que cualquier legado amado y odiado; esa obra no nata que mañana llevará tu cara, tu nombre, tu voz y toda esa existencia que solo puede dar sentido a esa bella ramera, la soledad, que nos amará hagamos lo que hagamos. Jgg.

No será fácil morir en tus brazos todas las noches, tu cuerpo está lejos pero aún tengo una cabeza para imaginármelo dentro de mí. Alguien o algo apaga las luces que me hacen gritar de miedo al creer que sigues en mi punto de vista ciego. Nos olvidamos los zapatos rojos encima de la luna. Dejamos pistas de saliva falsa en el arcén curvo de la comisura de las luciérnagas. Alguien nos ha desnudado para pintarnos, para mordernos, para echar a correr con nosotros. Alguien espera al otro lado de los campos de bombillas rotas. Te entrego al sexo de los lobos hambrientos, pero yo también quiero tu cuerpo lleno de sangre bajo mi lengua. Aquí también vivo de noche. Sbr.

05 septiembre, 2007

OCULTOS

La exposición 'Ocultos', de la Fundación Canal, mostrará en Madrid a partir del próximo 2 de octubre, una singular panorámica del ser humano, con el culo como protagonista, a través de 70 instantáneas de prestigiosos retratistas del panorama internacional. 'Ocultos' invita al espectador a descubrir imágenes emblemáticas de "culos hermosos y rotundos, captados de forma sugerente, humorística, costumbrista, documental o intimista, y mostrando las múltiples posibilidades artísticas del cuerpo humano visto por detrás".






Para esta exposición, se ha conseguido reunir una colección de fotografías realizadas desde principios del siglo XX hasta nuestros días, con diversos estilos, enfoques y tratamientos. Capa, Cartier-Bresson, Mapplethorpe, Man Ray, Lucien Clergue y los españoles Joan Colom, Rafael Navarro, Ramón Masats, Isabel Muñoz, Cristina García Rodero y Carlos Pérez Siquier, entre otros grandes artistas nacionales e internacionales, expondrán sus obras en la muestra, que se inaugurará en la sala de exposiciones de la Fundación Canal.

Al igual que el rostro se convierte en eje visual del retrato frontal, en la observación del dorso la mirada se dirige espontáneamente al culo y éste se convierte en protagonista indiscutible.





Hasta hace pocas fechas era de mal gusto mencionarlos… pero ahora son no sólo un disfrute visual sino además arte.

'Ocultos' se plasmará también en una extraordinaria publicación y ofrecerá un montaje expositivo sorprendente: una mirada moderna inspirada en los míticos gabinetes privados donde permanecieron ocultas algunas de las grandes obras de la historia del arte.